Páginas

5/09/2014

Sociedad y Bitcoin

Con el camino recorrido estos años desarrollando el ecosistema Bitcoin, estamos llevando a cabo el sueño de millones de personas en toda nuestra historia, estamos creando algo que no se puede controlar por nada ni nadie, una moneda libre en todos los sentidos, casi podríamos decir que lo que hoy tenemos conseguido solo se puede comparar con las mejores utopías soñadas en el pasado.
Esto, si bien es lo que me mantiene eufórico respecto al tema, también me hace reflexionar sobre los cambios, cambios en toda la sociedad humana... y un poco me asusta.

Pueda parecer que exagero sin embargo si te pones a analizar la situación de cerca, verás que incluso me quedo corto.Vamos a repasar varios puntos que te van a dar un enfoque distinto quizás sobre el impacto del Bitcoin.:

1 - Si tu mismo puedes almacenar tus BTCs y solo necesitas un programa o una pagina web para hacer transacciones, ¿para qué quieres un banco? Puedes automatizar pagos y cobros con una simple API. Esto es tan sencillo que el echo de pensar en un banco de BTCs solo puede considerarse humor.

Si los bancos no son necesarios, los bancos desaparecen tarde o temprano y los gobiernos pierden todo conocimiento sobre la economía de sus ciudadanos.


Ahora podemos pararnos aquí y pensar en, ¿esto es bueno o es malo?, aunque la pregunta carece de sentido ya que es algo que va a pasar si o si. La única manera de parar este proceso sería destruyendo Internet o sometiendo las libertades, la primera opción es imposible ya, la segunda genera guerras.

La pregunta correcta sería; ¿Cuando cerrará el primer banco por culpa del Bitcoin? y podría seguir le; ¿Que tan bueno es nuestro gobierno para operar el país sin la ayuda opresora de los bancos?

Personalmente opino que los gobiernos centrales son necesarios, lo que me asusta es saber si mi gobierno va a estar a la altura de los cambios o se aferrará a un sistema económico caduco haciendo caer con el a la población.


2 - Mercados libres de verdad. Esto es algo asombroso, grandioso, necesario y peligroso. Tenemos el caso de Silk Road, esa tienda que vende entre otras cosas, drogas a todo el mundo. Más bien es un punto de encuentro entre compradores y vendedores anónimos.

Captura de pantalla de la tienda Silk Road

Es ridículo que en pleno 2014 las drogas sigan siendo prohibidas y acosadas por los gobiernos con el objetivo de hacerlas desaparecer cuando eso es algo que NUNCA va a pasar. Las drogas acompañan al ser humano desde que dios existe, (soy de los que creen que el primer "drogado" fue el primer "creyente").

Año tras año, los gobiernos como el de Estados Unidos, España, Francia, en fin, cualquier país desarrollado, invierten más y más dinero en la lucha contra las drogas y cada año aumenta el consumo de las mismas así que aquí hay algo que falla; la política antidroga que cada año les cuesta millones a los ciudadanos en impuestos. Por no hablar de toda la gente en prisión por "delitos" relacionados con la comercialización de estas sustancias que también le cuesta dinero a todos los que pagan impuestos, (los que están fuera de las cárceles).

Esto lo expongo como ciudadano ejemplar: prefiero que las drogas se vendan en un mercado legal y regulado por el estado que en un mercado libre y anónimo. Simplemente por razones de seguridad ya que los mercados ilegales son peligrosos y por sanidad ya que aunque las drogas sean dañinas, no es lo mismo esnifar MDMA que lejía en polvo, (supongo que pueden hacer este tipo de trapicheos cuando se adquiere droga de forma ilegal).

Este es otro punto en el que vamos a tener que comprobar cual es la adaptabilidad de los gobiernos ya que como dije, estos mercados donde se venden drogas ya existen, solo queda ver si les seguirán dando las espaldas como ahora o eliminarán las prohibiciones actuales para regular y hacer más seguros este tipo de mercados.

En esta entrega presento estos 2 puntos un tanto conflictivos aunque reales, en la próxima entrega veremos otros sectores que el Bitcoin va a afectar. Por ahora solo me queda saludaros y deciros adiós.

No hay comentarios:

Publicar un comentario